Mi alma por mi rey, de Virginia Pérez de la Puente

Mi alma por mi reyAntes de comenzar la reseña propiamente dicha, me gustaría explicar cómo llegué a este libro. El pasado mes de septiembre, leí el artículo de Javier Pellicer “Si los libros fueran más baratos, no se piratearían. FALSO”. En él se explicaba cómo la autora, que contaba ya con dos éxitos en editoriales importantes, había decidido autopublicar “Mi alma por mi rey” en formato digital. A pesar de su bajo precio (1’11€), a los pocos días de su lanzamiento, empezaron a aparecer en internet numerosos enlaces para descargarse el libro gratis (pirateado, por supuesto). El artículo me impresionó puesto que considero una falta de respeto querer leer a un autor que te ofrece su obra tan barata, y no ser capaz de pagar una cantidad irrisoria. Por ese motivo, y para solidarizarme con la autora, decidí comprar el libro para leerlo y reseñarlo. Una vez sabido esto, y como me gusta mantener la mente limpia de cualquier información previa, he leído el libro sin querer saber nada más sobre ella ni sobre sus anteriores novelas.

Lo que he encontrado es una historia ambientada en un mundo medieval imaginario (Novana), con algunos toques fantásticos, puesto que hay algunos personajes que tienen ciertos poderes mentales como el de hablar con los árboles o el de controlar por completo la voluntad de otras personas. Pero estos detalles son marginales en la trama pues lo que predomina es la lucha entre el rey Tearate y su rival, Linat, que intenta arrebatarle el trono. Se produce a partir de ahí un juego de (des)lealtades y el asalto armado a la ciudad de Lanhav, hecho que ocupa la mayor parte de la narración.

Lo mejor del texto es sin duda la intensidad de las emociones descritas en los personajes así como la intensidad de las escenas violentas, detalladas con una crudeza que rememora lo gráficas que son las escenas de batalla de la Ilíada (salvando, por supuesto, las distancias). Virgina no se autocensura ni dulcifica nada, para mostrarnos un mundo descarnado que aunque trata de disfrazarse de civilizado, está dominado por la guerra y en el que los hombres con poder deciden sobre los demás (y no me refiero sólo al poder político sino al poder que da la superioridad física).

En cuanto a los aspectos que me han resultado más criticables, quisiera resaltar dos, aunque he de matizarlos.

El primero es que página tras página, es inevitable observar que Virginia Pérez de la Puente bebe de las fuentes de George R.R. Martin de una forma muy directa. Su novela es literalmente un juego de tronos, en la que ciertos detalles fantásticos contribuyen a dar personalidad al mundo que ella ha creado (aunque incluso la magia de los árboles está inspirada en los “arcianos” del escritor norteamericano). Matiz: al terminar el libro, sí que he ojeado la página web de la autora, en la que he encontrado una mención Martin como fuente de inspiración así que pienso: “¡Bien por Virginia!”. Todos somos discípulos de alguien, y en el género fantástico los maestros son los maestros: Tolkien, Lovecraft o el propio Martin. Ante esto he de decir que Virginia Pérez de la Puente es una discípula aventajada.

El segundo aspecto criticable es que el principio del libro me ha resultado confuso, y me ha costado mucho entender quién era quién y en qué bando estaba cada personaje, o inclusive en qué lugar. Esto ha hecho que durante los primeros capítulos me costara engancharme a la lectura, hasta el punto de que si he seguido ha sido porque me había comprometido conmigo misma a reseñar el libro. Una suerte, porque una vez que la historia se ha puesto en marcha para mí, no he podido dejar de leer y he disfrutado al máximo. Matiz: cuando he investigado un poco más sobre su obra, he descubierto que “Mi alma por mi rey” es una precuela de una larga saga, que ya cuenta con dos volúmenes publicados, así que tanto lo que se da por sabido como algún secreto que queda sin desvelar al final, se deben a eso. De hecho, la autora recomienda no leer las precuelas si no se ha leído antes lo demás.

Como lectora desinformada (insisto en que muchas veces lo hago a propósito) puedo encontrar esta serie de desventajas. Pero hay ventajas a las que no quiero renunciar: descubrir, sorprenderme, leer sin prejuicios… Y he de decir que entre mis últimas lecturas de género fantástico, “Mi alma por mi rey” me ha sorprendido gratamente y se ha situado entre mis favoritas.

La saga es muy ambiciosa y la historia que se está fraguando en la mente de la autora es muy grande. No sé si podré dedicarle tiempo a la saga completa, puesto que son muchas las lecturas pendientes y los compromisos que me van surgiendo, pero sin duda, la recomiendo a cualquier amante de la fantasía épica.

Anuncios

Willow, de Wayland Drew

WillowMuy pocas veces he leído novelas que están basadas en películas. Confieso que tengo el prejuicio de pensar que son poco más que productos comerciales concebidos para su venta junto a otro “merchandising” de un film de éxito. Sin embargo, esta novela me ha hecho pasar buenos ratos y a pesar de conocer la película, su lectura me ha resultado interesante. Mi objetivo en esta reseña será explicar por qué merece la pena su lectura, especialmente a aquellos que, del mismo modo que yo, han visto la película (incluso si la han visto muchas veces).

En primer lugar se trata de lo que podríamos llamar un “universo expandido” ya que nos explica con mucho más detalle el contexto de la historia: la caída de Tir Asleen y el ascenso de Nockmaar bajo el control de la reina bruja Bavmorda. Así que el argumento, que no deja de ser la clásica lucha del bien contra el mal, adquiere mucha más profundidad en la novela.

Algo similar ocurre con los personajes, y en este sentido me ha gustado especialmente el desarrollo de Madmartigan, cuyo complejo pasado nos ayuda a entender mucho mejor su condición de mujeriego y sinvergüenza a la vez que es un excelente guerrero.

Otros aspectos de la novela no varían mucho con respecto a la película (precisamente el protagonista, tan apegado a su familia, sus valores y su aspiración a convertirse en mago resultan casi exactos en las dos versiones). Pero en general se puede decir que la magia es más potente y la maldad más cruel. Bavmorda resulta un personaje terrorífico, cuando en la película casi parece una bruja de cuento infantil. Hay escenas que no son, digamos, tan aptas para niños como las que vemos en la película, y las descripciones de las batallas (incluyendo heridas y muerte) son bastante explícitas.

En cuanto a su estructura, es muy sencilla, pues está dividida en doce capítulos de longitud similar. Pero en el desarrollo lineal del argumento, se van insertando otras historias que son las que nos amplían el pasado y hacen crecer el mundo de Willow. Tiene un buen ritmo y se ha cuidado el estilo. Se lee con facilidad y resulta muy visual gracias a la habilidad del autor para describir los lugares en los que se va desarrollando la acción.

En definitiva, podemos decir que aunque no sea un libro original (al estar adaptando una historia ya existente) y no pase a la historia de la literatura, es un texto correcto con el que lo pasaremos bien durante unas horas.

¿Qué más le podemos pedir a una novela?

 

La chica de Los Planetas, de Holden Centeno

chica planetas_CUB.inddLa chica de Los Planetas ya tenía muchos lectores antes de convertirse en un libro. Sin embargo yo no conocía el blog del autor hasta que la editorial Suma de Letras se puso en contacto conmigo para proponerme  la lectura de la obra y un encuentro con Holden Centeno.

Decidí leer el libro antes de buscar información sobre él, ya que quería leerlo con el criterio más neutral posible.

Lo que encontré fue un libro con una estructura muy particular, ya que hasta que no había avanzado bastante en su lectura no tuve claro si me encontraba ante un libro de relatos o una novela. Entonces me di cuenta de que estaba leyendo una combinación de las dos cosas.

El libro está narrado en primera persona, de manera que todas las vivencias que nos cuenta el narrador-protagonista nos ayudan a conocer, ante todo, cómo ve el mundo. Esto es un aspecto esencial en La chica de Los Planetas ya que esa visión se centra en pequeñas cosas que a todos  nos rodean cada día, sin que a veces nos demos cuenta de su belleza o su singularidad. En ese sentido, las dos primeras partes del libro (“Vida y encuentros” y “Muerte y eternidad”) son absolutamente magistrales. No desvelaré qué se cuenta en ellos porque creo que el lector se merece descubrirlo por sí mismo, pero en cuanto a su estilo, he encontrado mucho de Salinger (obviamente el pseudónimo del autor no es una casualidad) y retazos de Ricky Fitts (uno de los protagonistas de la película American Beauty).

En cuanto a la tercera parte (“La chica de Los Planetas”) es la más importante del libro y también la más extensa. En ella el protagonista cuenta su historia con una chica desde que la conoce en la universidad hasta que…. (tampoco quiero desvelar esto). Es una historia muy personal, contada como si la estuviera contando un amigo, con un lenguaje cercano y directo, a la vez que muy cuidado. Sabe resaltar las pequeñas cosas que le enamoran de esa otra persona, y todo lo que va creando una conexión muy fuerte entre ellos. En eso destaca la literatura y la música. Verás títulos de libros, nombres de grupos indie, títulos y letras de canciones… así que es una historia que tiene su propia bibliografía y su propia banda sonora, hecho que le da un colorido que no encontramos en otras historias.

Si yo tuviera que elegir, me quedaría con las dos primeras partes del libro, en las que cada una de las historias es distinta a las otras y desde luego, siempre sorprendentes. Aun así, esa tercera parte también me ha emocionado y me ha hecho pensar en algo que sería un buen tema de debate: ¿es una historia sobre el amor o sobre el enamoramiento? Lo dejo a criterio de los lectores.

Si buscáis información comercial sobre el libro y sobre Holden Centeno, descubriréis cómo se convirtió en un éxito en las redes sociales, con lectores que le seguían con avidez en su blog. No es de extrañar, porque sus historias y su estilo literario enganchan. También veréis que, una vez convertido en libro, a nivel comercial se está promocionando como una novela de amor. Sin embargo, es una prueba más de que las etiquetas fallan, porque ni es una novela, ni es sólo de amor.

Es mucho más que todo eso, y todo aquello que es difícil de etiquetar siempre es interesante.

Planeta de exilio, de Ursula K. Le Guin

planeta_de_exilioEsta novela llegó a mis manos cuando era sólo una adolescente y fue una de las primeras novelas de ciencia ficción que leí. Me impresionó enormemente y durante muchos años he guardado un buen recuerdo de ella. He decidido releerla corriendo el riesgo de destruir ese recuerdo y encontrarme con un texto que decepcionase a le lectora experimentada que soy ahora. Pues he de decir con gran satisfacción que no ha sido así: pienso, igual que hace años, que Planeta de Exilio es una novela excelente.

La historia transcurre en un planeta en el que conviven una raza de nativos (los hilfos) y una raza de extranjeros (los lejosnatos) que llegaron desde otro planeta unos ochocientos años atrás. A partir de ese escenario, la autora crea una historia en la que colonización y choque entre culturas son los temas esenciales. Los colonizadores aquí no juegan el papel al que nos tiene acostumbrados nuestra historia en la Tierra, aunque tanto el rechazo al otro como la solidaridad se entremezclan en su convivencia. Es una novela épica en la que conoceremos a las dos culturas a través de sus ciudades, su lenguaje, sus costumbres, su tecnología y sus poderes psíquicos. También habrá amor y habrá guerra cuando un tercer elemento conquistador se avecine sobre ellos para tratar de aniquilarlos.

A día de hoy es impensable a nivel editorial una historia semejante que no tenga menos de cuatrocientas o quinientas páginas, por eso la forma de novela corta que la autora eligió en 1966 me fascina: 155 páginas (en la edición que he leído). A pesar de esa brevedad no le falta de nada, pues los personajes protagonistas adquieren la profundidad suficiente para que conozcamos sus temores, sus deseos, sus decisiones complejas y sus sentimientos.

No puedo ponerle al texto ni una sola objeción porque el estilo y el ritmo de la narración son impecables. A nivel lingüístico la solidez de las dos culturas se incrementa con palabras y expresiones muy cuidadas y la tensión narrativa combina a la perfección los momentos más reflexivos con las escenas de acción y de batalla.

Es una escritora cuyo reconocimiento debería sobrepasar el mundo de la fantasía y la ciencia ficción, géneros, que aunque a muchos nos duela, se siguen considerando marginales en ciertos espacios culturales. Gracias, Ursula por dedicarte, sobre todo, a ellos.

Para terminar, una curiosidad: nunca he leído nada al respecto pero estoy segura de que el señor George R. R. Martin conoce este libro. ¿Estaciones que duran varias generaciones y el invierno que se nos viene encima trayendo la destrucción desde el Norte? Está claro que Ursula K. Le Guin ha dejado muchas huellas y algunas están incluso en los Siete Reinos.

Las ciudades invisibles, de Italo Calvino

las-ciudades-invisibles-italo-calvino“Las ciudades invisibles” es un libro, ante todo, complejo y, a pesar de todo, bello.

Cualquiera que conozca a Italo Calvino sabrá que no estamos hablando de un autor cualquiera: estamos ante un hito del siglo XX en cuanto a la variedad y profundidad de su obra, expresada en forma de novelas, relatos y ensayos. Hubo en su vida un marcado activismo político e influencias culturales que en su momento fueron la punta de lanza del mundo académico. En la evolución de su obra resulta curioso su salto desde el neorrealismo a la fantasía y ciencia-ficción, géneros que transforma y trata de una forma muy particular.

No se puede negar que “Las ciudades invisibles” estaría dentro del género fantástico, pero es un texto tan ecléctico que va más allá de eso: es un libro de viajes, es un elaborado diálogo, es una reflexión sobre la ciudad, es un experimento estructural… y todo eso puede verse haciendo tan solo un análisis superficial.

Tenemos un relato marco que sirve como hilo conductor: una serie de encuentros y conversaciones entre Marco Polo y el Kublai Kan. El gobernante escucha del viajero la descripción de todas aquellas ciudades que ha ido conociendo (o tal vez no, tal vez están sólo en su mente… ¿aunque eso las hace existir o no?). Las ciudades descritas constituyen un derroche de imaginación en cuanto a sus formas, localización, habitantes y costumbres imposibles. La estructura dispersa, compuesta a base de pequeños fragmentos, convierten el libro en una especie de mosaico que tal vez no es necesario leer en el orden establecido, puesto que si prescindimos del relato marco, podemos centrarnos sólo en la visión de las ciudades.

Es en estos pasajes donde encontramos potentes imágenes, más poéticas que narrativas, que mezclan pasado y futuro y que ofrecen fragmentos sugerentes y evocadores. La contrapartida, no precisamente buena, es que el texto carece por completo de tensión narrativa por lo que le cuesta captar nuestro interés como lectores.

El texto me ha creado sensaciones muy contradictorias así que no puedo expresar abiertamente una recomendación a favor o en contra. Pero puedo ofrecer algunos “síes”. ¿Es aburrido? Sí. ¿Es interesante? Sí. ¿Hay belleza en el libro? Sí. ¿Es demasiado descriptivo? Sí. ¿Es un texto poético? Sí. ¿Aparecen todas las inquietudes del ser humano? Sí. ¿Es un libro ambicioso? Sí.

Si esta reseña te ha resultado caótica, dispersa y no has entendido bien lo que pretendía con ella… sé indulgente porque creo que aún estoy bajo la influencia de este viaje con Calvino.

Cuento de Navidad, de Charles Dickens

untitledDespués de dar algunas vueltas a la idea de escribir un post que sirviera de felicitación navideña, creo que he tomado la decisión correcta: releer este texto y escribir una breve reseña.

Sé que ha sido la decisión correcta porque leer a Dickens siempre lo es, y más aún leer cualquiera de sus relatos breves o, como en este caso, una novela corta. En ellos su tono cercano y directo siempre se acaba convirtiendo en una voz que parece que susurra en el oído del lector. Cuanto más conozco a este autor, más me convenzo de que no escribía sus cuentos para ser leídos sino para ser contados.

En “Cuento de navidad” Dickens nos presenta a Ebenezer Scrooge, un hombre de negocios avaro, malhumorado, que reniega de la navidad porque evita tener cualquier contacto amable con otros seres humanos. Esto incluye a su sobrino, que año tras año le invita a cenar con su familia, a pesar de que sabe que siempre le dirá que no. Su empleado, Bob, sufre su egoísmo cobrando un sueldo miserable y pasando frío porque Scrooge no quiere gastar dinero en combustible.

Scrooge es un personaje tópico, como lo son muchos personajes de cuento. Pero Dickens es un maestro en crear personajes tópicos que tienen trasfondo pues representan siempre algo más: una clase social, una sociedad entera o incluso toda una época. Dickens también sabe ponerles en su sitio. Scrooge recibirá la visita de una serie de espectros que le mostrarán el pasado, el presente y el futuro con unos ojos que le causarán más terror que la propia presencia de los fantasmas, con el objetivo de darle una lección.

No voy a desvelar más porque a pesar de ser un clásico entre los clásicos, tal vez muchos lectores de este post aún no lo conozcan. Así que dejo para su disfrute, cualquier sorpresa que se pueda derivar del cuento, incluidas las magistrales descripciones de los fantasmas.

Es un texto breve que tiene de todo un poco: humor, crítica social, terror gótico, fe en el ser humano… No es sólo un cuento, ni es sólo “de navidad”. Es, como siempre que Dickens pone palabras a una idea, un texto universal donde el ser humano, con lo peor y lo mejor que guarda dentro, brilla con todo su esplendor.

¡Felices fiestas!

Encuentro con Holden Centeno

El pasado 18 de diciembre tuve la suerte de asistir a un encuentro con Holden Centendo en el que participaron algunos de sus lectores (incluidos algunos que le siguen desde que abrió su blog) y unos cuantos blogueros. Allí estuvieron Teresa de Leyendo en el bus, Pedro de El Búho entre libros y Manuela de Entre mis libros y yo además de una servidora.

Holden_dibujoEstábamos bastante intrigados sobre si iba a mantener su anonimato y en efecto fue así, porque su máscara (gorra y gafas de sol) estuvo presente durante todo el encuentro. No obstante, puedo decir que Holden es alguien muy cercano, que sonríe a menudo y sobre todo que transmite en cada una de sus palabras un profundo amor por su libro y por la historia que hay detrás. Una historia que empezó a convertirse en textos a través de un blog que comenzó allá por febrero de 2013. Pronto empezó a tener muchos lectores, cuyo número se disparó cuando comenzó a escribir sobre La chica de Los Planetas, quien da título al libro.

Nos habló de la necesidad de dar este paso y entrar en una nueva etapa con la publicación del libro y que por muchos motivos tenía que ser ahora, antes de que la historia se enfriase. Es una historia que según afirmó, tiene un 90% de verdad, y que las pequeñas “mentiras” no son tales, sino que son un juego literario con sus vivencias hasta lograr símbolos esenciales para contar lo que quiere contar. Nos dio dos ejemplos muy claros que cualquiera que se acerque a su obra podrá entender: el número 22, o la Señora de las Alturas.

Teniendo en cuenta que verdad y literatura no tienen por qué ser lo mismo, es admirable la capacidad que tiene para captar la primera y convertirla en la segunda. Y cómo logra, utilizando un lenguaje natural y espontáneo, transmitir un texto trabajado y cuidado, donde nada parece estar escrito al azar. (Sobre su estilo y otros detalles hablaré muy pronto cuando publique la reseña del libro).

Nos contó lo importante que la música es para él, ya que piensa que la música y el amor son lo más potente que existe. Aquellos que coincidan con sus gustos  musicales (fundamentalmente indie español) encontrarán un aliciente más para leer La chica de Los Planetas.

También nos habló de lo que ha elegido para contar, y puesto que se trata de vivencias muy personales, dice que se queda con lo bueno, con aquello que contaría si le contara sus cosas a un amigo, guardándose para sí mismo aquello que debe guardar. De esta circunstancia deriva también la cuestión del anonimato, que no estaba planeada, pero que de momento es y seguirá así (hasta que deje de serlo).

Para terminar, lo más interesante: lo que respondió a la pregunta “¿qué estás escribiendo ahora?”. La respuesta es múltiple, así que esto nos generó muchas expectativas. Por un lado, trabaja en un libro de relatos con un título impactante (que no puedo ni querría reproducir por mantener el misterio) y por otro lado, valora la posibilidad de una segunda parte de La chica de Los Planetas. Pero lo más importante es que está tomando notas, de todo lo que ve, de todo lo que vive, de todo todo…

HOLDEN CENTENO

 

 

 

PRESENTACIÓN: Los que huyen, de Blanca Fernández

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado viernes día 12 tuve la suerte de asistir a la presentación de Los que huyen, libro de relatos de la autora Blanca Fernández y última publicación de la colección El Pez Volador.

Allí nos deleitó contándonos por qué escribe. Como me resulta imposible reproducir sus palabras estando a la altura, diré simplemente, según la conclusión que saqué, que escribe porque lo necesita. Eso es la base para que un escritor pueda considerarse como tal, pero además Blanca es metódica, detallista y tiene un don para captar la realidad y las emociones, creando personajes que son difíciles de olvidar aunque estén con nosotros sólo durante unas cuantas páginas.

También nos regaló la lectura del primer relato del libro: “¿Por qué las ciruelas negras son rojas cuando están verdes?”. Un título, que sin duda, os dejará pensando.

Espero, con este post, despertaros las ganas de leer este libro y si eso no es suficiente, en unos días podréis leer la reseña.